Herramientas de accesibilidad

Skip to main content

Bien está lo que bien se cuenta

5 de junio de 2024

«Es fundamental que los medios dispongan de recursos que les ayuden a conocer mejor a las personas con discapacidad y que favorezcan un trato adecuado en sus informaciones»

¿Cuántas veces nos hemos preguntado qué lenguaje usar cuando hablamos de personas con discapacidad? ¿Es correcto decir «discapacitado» o «persona con discapacidad»? ¿Y qué hay de términos como «el mudo» o «el loco»? ¿Son adecuados? La respuesta, clara y contundente, es no. Pero ¿sabemos realmente el impacto de nuestras palabras? ¿Entendemos nuestra responsabilidad como sociedad, y más aún si somos periodistas o responsables de contenidos? Es crucial contar con formación y ser conscientes, porque nuestras palabras moldean percepciones y realidades. Y como ‘bien está lo que bien se cuenta’ cermi.es diario se adentra en este reportaje en la ‘Guía para Informar sobre Discapacidad’, elaborada por CERMI Aragón en colaboración con la Asociación de Periodistas de Aragón, concebida como una herramienta que, de manera sencilla, explica el marco fundamental sobre cómo debe ser tratada, denominada, llamada … ‘la discapacidad’ en nuestro tiempo y en los medios.

La Guía para Informar sobre Discapacidad, elaborada por el Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad en Aragón (CERMI Aragón) en colaboración con la Asociación de Periodistas de esa comunidad autónoma, es una herramienta crucial diseñada para proporcionar a los medios de comunicación pautas claras y precisas para un trato adecuado y respetuoso hacia las personas con discapacidad. Esta guía tiene como objetivo principal ofrecer a los periodistas recursos que les permitan reflejar con precisión la realidad de las personas con discapacidad, promoviendo así una imagen social adecuada y eliminando estereotipos perjudiciales.

Jesús Carlos Laiglesia, presidente de CERMI Aragón, explica la motivación que alienta esta iniciativa:

«Comenzó cuando la Asociación de Periodistas de Aragón contactó con la anterior presidencia del CERMI-Aragón. Esta Asociación deseaba colaborar con nosotros para crear una guía sobre el tratamiento de las personas con discapacidad, similar a la que ya tenían sobre inmigración. El objetivo de esta guía es proporcionar pautas a los periodistas para un tratamiento informativo adecuado que refleje la realidad de las personas con discapacidad. Desde CERMI Aragón, hacemos un llamado a la responsabilidad social de los medios de comunicación para avanzar en la inclusión de estas personas en la sociedad. Aunque cada vez ganan más visibilidad, aún no siempre se utilizan correctamente los términos relacionados con la discapacidad.»

La guía subraya la importancia del lenguaje en la creación de una imagen inclusiva y respetuosa. Entre los errores más comunes que los medios cometen al hablar sobre discapacidad, Laiglesia menciona el uso de términos inapropiados como “discapacitado” en lugar de “persona con discapacidad”, o términos despectivos como “el mudo” en lugar de persona sorda. Estos errores no solo perpetúan estereotipos negativos, sino que también deshumanizan a las personas con discapacidad al reducir su identidad a su condición de salud. La guía enfatiza que la discapacidad debe ser vista desde una perspectiva de derechos y no únicamente desde un enfoque médico o caritativo.

Además de la corrección del lenguaje, la guía hace hincapié en la necesidad de garantizar la accesibilidad universal en todas las plataformas y soportes de comunicación. Esto incluye desde la adaptación de entornos físicos para facilitar el acceso a las entrevistas hasta la utilización de tecnologías que permitan una mejor comprensión y participación de las personas con discapacidad en la información que se produce sobre ellas.

Amparo Rey, directora de Comunicación de Autismo España, valora de forma positiva la publicación de la guía y subraya su importancia para mejorar la representación mediática del autismo. Rey comenta:

«Es fundamental que los medios dispongan de recursos que les ayuden a conocer mejor a las personas con discapacidad y que favorezcan un trato adecuado en sus informaciones. En Autismo España, también editamos hace unos años un manual de estilo para medios con recomendaciones para hablar y escribir correctamente sobre autismo, promoviendo así una imagen social real y positiva de las personas autistas.»

Rey destaca que, a pesar de los avances, aún persisten muchos mitos sobre el autismo que afectan de modo desfavorable a la calidad de vida de las personas en el espectro del autismo y sus familias. Estos mitos repercuten en su participación activa en la sociedad y en la igualdad de oportunidades. Sin embargo, gracias a guías como la de CERMI Aragón, se está logrando un mayor conocimiento social del autismo y, por ende, un mejor uso del lenguaje y del tratamiento de la información por parte de los medios.

Uno de los puntos que Rey enfatiza es el uso correcto de los términos relacionados con el autismo y condena el uso peyorativo de la palabra “autista”. Ella señala:

«Desde Autismo España, apoyamos también expresiones que ponen primero la identidad autista, ya que consideramos que el autismo forma parte nuclear de sí mismas. Hacemos un llamado desde esta plataforma para llamar la atención sobre el uso peyorativo de la palabra ‘autista’, que no contribuye a la imagen social del autismo.»

La guía de CERMI Aragón también resalta la importancia de adaptar el trato y la comunicación a las necesidades específicas de cada tipo de discapacidad. Por ejemplo, en el caso de la discapacidad auditiva, se recomienda nunca hablar sin que la persona con discapacidad auditiva esté mirando, mantener siempre el contacto visual y evitar gritar o exagerar la pronunciación. Para las personas con discapacidad visual, se aconseja dirigirse directamente a ellas, identificar a quienes están presentes y evitar exclamaciones que puedan causar ansiedad.

En el caso de la discapacidad física, se destacan las adaptaciones necesarias en los entornos físicos para asegurar la accesibilidad, como la instalación de rampas y ascensores, así como la importancia de hablar directamente con la persona sin asumir limitaciones cognitivas basadas en prejuicios . Para las personas con discapacidad intelectual, se recomienda utilizar un lenguaje sencillo y claro y dar tiempo para responder, dejando que la persona se exprese plenamente.

«La guía también aborda la representación visual de las personas con discapacidad, enfatizando la necesidad de evitar imágenes estereotipadas o sensacionalistas y de mostrar a las personas en contextos que reflejen su vida cotidiana y su participación en la sociedad.»

Jesús Carlos Laiglesia subraya la colaboración detrás de esta guía:

«Este documento es fruto del trabajo de la comisión de imagen social de CERMI-Aragón, en la que participan técnicos representados por entidades de todas las discapacidades, en colaboración con la Asociación de Periodistas de Aragón. Esta guía está en formato digital y la Asociación se la envía a todas las agencias y medios de comunicación por si les interesa utilizarla. Esperamos que tenga un impacto e influya positivamente.»

Amparo Rey también resalta la importancia de guías como esta para promover el conocimiento social y la imagen adecuada de los distintos colectivos de discapacidad:

«Es fundamental que los medios dispongan de recursos que les ayuden a conocer mejor a las personas con discapacidad y que favorezcan un trato adecuado en sus informaciones. Desde Autismo España, además de los términos a los que se refiere esta guía, apoyamos también expresiones que ponen primero la identidad autista. Estas guías ayudan a mejorar el conocimiento social y promover una imagen adecuada de las personas con discapacidad.»

En una entrevista reciente para cermi.es diario Juan Antonio Ledesma presidente de la Comisión de Medios y de Imagen Social del CERMI, nos recordaba como el punto de inflexión es la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. «El artículo 8 hace referencia expresa a la responsabilidad que recae en los medios de comunicación a la hora de transmitir a la sociedad una imagen adecuada y respetuosa con las personas con discapacidad. El objetivo es situar la discapacidad en el ámbito de los derechos humanos, evidentemente con criterio periodístico».

Y si bien ya han pasado 16 años desde la ratificación de la Convención y su incorporación al ordenamiento jurídico español, es cierto que la percepción social de la discapacidad ha evolucionado de modo favorable y ese tránsito “hacia la diversidad de nuestra sociedad hubiera sido inviable sin la colaboración activa de los medios de comunicación y sus profesionales”.

«Los medios de comunicación son el reflejo de la sociedad en la que vivimos, y son los responsables de dejar esa visión caduca, manida y desenfocada de la discapacidad.»

Aun así, de vez en cuando, todavía sorprende leer en medios nacionales algunos titulares recientes hablando de «inválidos», «enanos» o «paralíticos«.  O que algunos autores de semejantes titulares deben ser de los pocos periodistas que no se han enterado de la reforma del artículo 49 de la Constitución.

Un cambio que va más allá del destierro del término “disminuido”, pero que reconoce la lucha de las personas con discapacidad, sus familias y el tejido asociativo y cómo han batallado durante años hasta la extenuación para lograr, por fin, el consenso político necesario para acometer la reforma del artículo 49 de la Carta Magna

Y las batallas se ganan día a día, ahora, es el momento de no descuidar lo conseguido, sino de dar la visibilidad a las palabras, los conceptos, ante la sociedad y de manera especial formar a los que crean opinión y cultura de corrientes: a los periodistas o creadores de contenidos, sobre cómo se deben tratar la discapacidad, una realidad que afecta a 4,74 millones de españoles, representados en 8.000 asociaciones, con el CERMI como imagen unitaria de la discapacidad organizada.

Por tanto, la Guía para Informar sobre Discapacidad de CERMI Aragón es un excelente instrumento  para los profesionales de los medios de comunicación. Proporciona directrices claras y precisas para tratar la discapacidad de manera adecuada y respetuosa, contribuyendo a eliminar estereotipos y promoviendo la inclusión y el respeto a la diversidad. Este esfuerzo conjunto tiene el potencial de influir positivamente en la percepción social de las personas con discapacidad, promoviendo su inclusión y reconocimiento como ciudadanas de pleno derecho.

Fuente: Cermi.es